viernes, 28 de febrero de 2014

Responsabilidad social del Gobierno: ¿una utopía?







Hablar de la responsabilidad del Gobierno pareciera un tema “tabú”, porque al pensar en el Gobierno se piensa en el ente omnipotente que todo lo puede y que nada debe.  
Sin embargo, el “Gobierno” es  también una organización, la diferencia que existe con el resto de las organizaciones son las acciones propias de su papel soberano para la elaboración y el cumplimiento de la ley, la práctica de la autoridad judicial, el ejercicio de deberes destinados a establecer políticas de interés público o a cumplir las obligaciones internacionales del Estado.
Tanto como organización como en su función de Estado, (más aun en este rol), el Gobierno debe cumplir con los principios de la responsabilidad social: rendición de cuentas, transparencia, comportamiento ético,  respeto a los intereses de las partes interesadas, respeto al principio de legalidad, y respeto a las normas internacionales de comportamiento.
En materias fundamentales, también el Gobierno tiene un doble rol, como ente rector y ejemplo de la sociedad, debe no solamente cumplir sino velar por el cumplimiento de los derechos humanos, prácticas laborares y temas medioambientales, debe responder a los requerimientos de sus partes interesadas y debe tener prácticas justas y debe dar fe de estas a través de su rendición de cuentas y de la transparencia de sus procedimientos administrativos.
“Además de su propia responsabilidad, los gobiernos pueden apoyar de muchas maneras a las organizaciones en sus esfuerzos por operar de forma socialmente responsable, como por
Ejemplo, a través del reconocimiento y promoción de la responsabilidad social. Sin embargo, promover la responsabilidad social de las organizaciones no es, ni puede ser, un sustituto del ejercicio eficaz de los deberes y responsabilidades del Estado”. (Ver ISO 26000:2010).
Aunque pareciera que es triste que en pleno siglo XXI se tenga que hablar sobre la responsabilidad social del gobierno, lamentablemente hay mucha tela que cortar y mucho por discutir, exigir y monitorear.  Por esta razón, el 18/02/2914 discutimos en el tradicional #RSEchat, la responsabilidad social de los gobiernos como actores fundamentales para el proceso de desarrollo sostenible, como agentes promotores y articuladores del cambio hacia una mejor sociedad, mucho más justa e inclusiva.
En esta oportunidad contamos con una nutrida participación de representantes de Ibero América (España, México, Argentina, Chile, Colombia, Venezuela entre otros), algunos participantes habituales y con numerosos nuevos participantes a los cuales doy la más cordial bienvenida.
Lamentablemente por la situación actual del país me ha sido imposible acceder a  Internet de una forma fluida y continua, razón por la cual no tengo el número de participantes pero estimo unos 50.
En esta oportunidad, además de la habitual colaboración de Jordi Jaumà @dresponsable  conté con  la colaboración de Luís Carapaica @gerenciaycambio
 Participaron  en la difusión:

Entre las principales conclusiones están:

  1. Buscar reemplazar o competir con la acción de los gobiernos es un error, las problemáticas son demasiadas y las responsabilidades aún mayores, por esto es necesario coordinar  las  tareas de responsabilidad social del sector empresarial con los gobiernos, esto ayuda a generar escala y éxito a largo plazo.
  2. La administración pública tiene que dar ejemplo en materia de responsabilidad social http://serresponsable.wordpress.com/2013/09/16/la-administracion-publica-tiene-que-dar-ejemplo-en-materia-de-responsabilidad-social/
  3. Los gobiernos deberían promover más y mejores iniciativas, recomendar pautas voluntarias y establecer estándares de responsabilidad social obligatorios. No obstante, algunos opinan que  se corre el riesgo de que sea el mismo gobierno que los incumpla.(El que hace la ley…hace la trampa)
  4. Al igual que todas las organizaciones, el gobierno tiene que enfocar su responsabilidad social tanto en la dimensión interna como externa, Y esto representa un reto: ¿cómo equilibrar la doble dimensión (tanto interna, como organización y  la externa como administración pública).?
  5. Como en cualquier organización, es necesario revisar y profundizar esfuerzos hacia lo interno, ser primeramente responsables en casa, ya que sin ello seria imposible promover responsabilidad social hacia el resto de la sociedad.
  6. La responsabilidad social de los gobiernos pasa por cumplir con las normas y principios constitucionales, leyes internas, normativas internacionales y garantizar la protección de los derechos humanos. Hasta que los gobiernos no entiendan que el cumplimiento de los derechos humanos no es una “colcha de retazos”, no podrán entender realmente lo que es responsabilidad social.
  7. Los procesos de compras públicas sostenibles son imprescindibles para una sociedad responsable. La incorporación de cláusulas sociales en los procesos de compras públicas siempre ha sido una batalla por lograr la inserción en las iniciativas de economía social.
  8. En los actuales momentos la responsabilidad social de los gobiernos es un tema crucial que no se puede postergar, cada vez es más necesario el sentar las bases del diálogo. Los esfuerzos de responsabilidad social de los gobiernos deben estar orientados a la generación de sinergias, no hacia una relación suma cero. Por eso es preciso apuntar a esa doble dimensión que se menciona.
  9. Las instituciones deben desarrollar una verdadera vocación de servicio hacia la sociedad.
  10. La responsabilidad social de los gobiernos implica el no establecer alianzas e intercambio comercial con naciones implicadas en hechos graves de violación a los derechos humanos.
  11. Con frecuencia, las políticas que promueven la responsabilidad social en los países son desconocidas y poco utilizadas por el sector privado.
  12. La responsabilidad social de los gobiernos debe contemplar la implementación de normas de protección de espacios y reservas naturales, que permitan preservar el equilibrio ecológico y el medio ambiente para el disfrute de las futuras generaciones.
  13. Un sector empresarial que se desenvuelve en el mercado con responsabilidad social empresarial (RSE) es el mejor aliado del gobierno para el logro de las metas de desarrollo sostenible.
  14. Los gobiernos deben entender que la atención primaria de las cosas está en el origen, en las causas de los problemas.
  15. Los gobiernos hoy tienen demandas de sus ciudadanos por más transparencia y mayor exigencia ambiental y social. Un Gobierno responsable y transparente debe contar con una estrategia Nacional de RS, para  lograr mayor competitividad y sosteniblidad. Recomiendo revisar el último informe de transparencia internacional. para evaluar el comportamiento de cada país. http://www.transparency.org/gcb2013
  16. Una gestión responsable y sustentable podría significarle una mayor rentabilidad (capital político) a los gobiernos.
  17. La agenda internacional de los gobiernos cada vez es más exigente con temas de RSE y sostenibilidad. El punto está en evaluar si los países realmente la cumplen.
  18. En materia de responsabilidad social los gobiernos deben actuar con el ejemplo. Se requiere promover, respetar, activar, velar y actuar mucho más en materia de derechos humanos.
  19. En ocasiones,  los gobiernos no entienden su corresponsabilidad en asuntos como la corrupción, limitándose sólo a señalar, declarar y "castigar".
  20. Hablar de la responsabilidad social del Estado es hablar de su función primordial de respetar y hacer respetar, en primera instancia, los derechos humanos. Se requiere urgentemente volver a los principios rectores de las empresas y los derechos humanos, ése es el inicio para exigir el cumplimiento de la responsabilidad social de los gobiernos. Ver el Informe Ruggie  http://www.global-business-initiative.org/wp-content/uploads/2012/07/GPs-Spanish.pdf
  21. La responsabilidad social no puede ni debe imponerse, debe surgir del diálogo y la concertación entre todos los sectores y actores sociales.  El gobierno debe verse como una gran cooperativa de la que todos somos (o deberíamos ser) propietarios, disponiendo en ella de deberes y derechos. El mayor obstáculo para la  RS está en la discrecionalidad asumida por los gobiernos para imponer su propio criterio
  22. No puede existir responsabilidad social de los gobiernos sin visión compartida entre todos los stakeholders, que esté basada en la confianza, el respeto, la tolerancia y el apego a los principios éticos y derechos humanos fundamentales.
  23. Se debe utilizar el  Comercio Justo, como marco ético de relaciones en el comercio internacional procura mejores condiciones de vida y trabajo
  24. La mejor actuación de un Gobierno es incluir la RSE en la reforma fiscal para impulsar no sólo más empresas sino mejores empresas

Finalmente, tendríamos que preguntarnos como profesionales de la RSE ¿qué se puede hacer para fomentar Gobiernos más Responsables y Sostenibles?

Perla Puterman S.

Lectura recomendada: