miércoles, 12 de marzo de 2014

La igualdad de la mujer. La asignatura pendiente del siglo XXI


 “En todas las épocas y por todo el globo terráqueo podemos observar registros indubitables del maltrato que han recibido millones de mujeres de todas las razas, culturas y etnias, hechos que continúan hasta el día de hoy en decenas de países supuestamente civilizados”.
Así comenzó un correo que me envió un muy querido amigo (Henry Gómez Alberti) con motivo del día internacional de la mujer. No sé si estas son sus palabras o las tomo de algún escrito, pero este correo me animo a escribir este artículo como un  homenaje a las mujeres del mundo sin importar su origen, raza, religión, condición social o económica que al igual que luchan yo día a día por su emancipación en algunos casos y en otros por la igualdad de género en el trabajo y en la sociedad.
Para comenzar, intente escribir sobre la historia del por qué se celebra el 08 de marzo el día internacional de la mujer, pero me resultó bastante difícil;  algunos dicen que comenzó a raíz de un incendio ocurrido en una fábrica textil de Nueva York en 1857, donde habrían muerto quemadas las obreras que hacían una huelga; otros señalan .que la lucha por los derechos y la igualdad de la Mujer no comenzó ni en  1857 ni en 1911 en el incendio de una fábrica de camisas en New York, ni tampoco en la Revolución Rusa de 1917, o en 1977 cuando la Asamblea General de la ONU declaró el 8 de marzo el día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.
Yo creo que lo importante hoy por hoy, no es saber que originó la celebración del día internacional de la mujer, sino hacer una revisión de cuál es la posición de la mujer actualmente en la sociedad, que logros ha obtenido y cuales aún siguen pendientes, luego de 100 años de estas luchas por la reivindicación y por la igualdad de género, que dicho sea de paso, muchas de estas exigencias,  han sido incorporadas  en cuanta normativa existe en materia de derechos humanos y prácticas laborales, pero igualmente hay que reconocer que con excepciones,  estas no son respetadas. Basta con hacer un análisis de las principales normativas para darnos cuenta de ello.
Declaración Universal de los Derechos Humanos en lo referente a los artículos 2, 16 y 23.
Artículo 2: Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.
Artículo 16: Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia, y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio. Sólo mediante libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá contraerse el matrimonio.
Artículo 23: Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.
Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual. Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria, que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social.
Al leer estos artículos, pareciera que los derechos humanos aplican para algunos países y otros no. Caso países orientales especialmente musulmanes, en los cuales las mujeres son menos que un cero a la izquierda, se casan obligadas y aun siendo niñas, y  son maltratadas física y sicológicamente,  y me atrevo a decir que en algunos  países occidentales las mujeres no son tratadas al igual que el hombre y si son con culturas machistas, mucho menos.
En diferentes publicaciones de la Organización Internacional del trabajo, las más recientes, año 2011[3] y año 2012 destacan que aún persiste la desigualdad entre el hombre y la mujer, dando ejemplos sobre esto.
A raíz de la celebración del día de la mujer en un evento reciente de las Naciones Unidas, HillaryClinton ex Secretaria de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica, señalo:
 “Hemos logrado un progreso importante”, pero añadió que los derechos de las mujeres siguen siendo la gran asignatura pendiente en el siglo XXI.

“Ningún país en el mundo, incluido el mío, Estados Unidos, ha logrado una participación completa (de las mujeres). Las mujeres y las niñas siguen siendo la mayoría de los que no tienen acceso a la salud, a una alimentación adecuada y a un trabajo remunerado”
.
En el mismo evento, la directora ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, manifestó:
“El Día Internacional de la Mujer es una ocasión para celebrar los avances logrados, incluido el que las mujeres ahora viven más, aunque reconoció que quedan aún muchos retos por superar”.
Estos principios, según la ONU Mujeres ofrecen a las empresas y al sector privado orientaciones prácticas sobre cómo empoderar a las mujeres en el lugar de trabajo, los mercados y la comunidad. Estos principios, fueron elaborados a través de una asociación entre ONU Mujeres y el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, están diseñados para ayudar a las empresas a la hora de examinar las políticas y prácticas que aplican —o a crear otras nuevas— en el ámbito del empoderamiento de las mujeres y se han adaptado de los principios de la Mujer de Calvert.  
Estos principios son:
·         Promover la igualdad de género desde la dirección al más alto nivel.
·        Tratar a todos los hombres y mujeres de forma equitativa en el trabajo; respetar y defender los derechos humanos y la no discriminación.
·   Velar por la salud, la seguridad y el bienestar de todos los trabajadores y trabajadoras.
·         Promover la educación, la formación y el desarrollo profesional de las mujeres.
·   Llevar a cabo prácticas de desarrollo empresarial, cadena de suministro y mercadotecnia a favor del empoderamiento de las mujeres.
·         Promover la igualdad mediante iniciativas comunitarias y promoción
·         Medir e informar públicamente sobre los progresos para alcanzar la igualdad de género
Ahora bien, la pregunta sería, ¿se cumplen estos principios por parte de las organizaciones  afiliadas al Pacto Mundial?  ¿Algún balance social menciona cuantas mujeres hay en cargos gerenciales, o cuánto ganan en comparación con el hombre?  Algunos ejemplos de cumplimiento pueden ser observados en  http://weprinciples.unglobalcompact.org/Site/PrincipleOverview/
Los objetivos de las metas del Milenio, específicamente el Objetivo 3, Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer
Con respecto a este objetivo, hoy día persiste la desigualdad entre los géneros; recientemente, y a raíz de una  próxima reunión de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer, Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, manifestó:  
 “La Comisión ofrece una oportunidad para dirigir la atención de todo el mundo el hecho de que el logro de los derechos humanos de las mujeres y las niñas todavía es una realidad lejana, que exige mayor interés y acción para alcanzar los ODM”.
Con todo lo anterior, está comprobado que mundialmente  la mujer sigue estando en desventaja, prueba de esto son las posiciones que ocupan mujeres y hombres en cargos en una empresa y los salarios de ambos, o el número de mujeres en cargos gerenciales comparados con hombres. En una oportunidad leí en un artículo que las empresas a la hora de seleccionar a una persona para un cargo, si tenían que decidir entre un hombre y una mujer, escogían al hombre…..
Carlotta  Balestra, Analista política de la OCED (Organismo de Cooperación Económica para el Desarrollo), en una entrevista, señala  que los últimos informes de la OCDE “Cerrando la Brecha de Género: Actuar ahora” y  ¿Cómo está la vida? 2013,  muestran, que  la igualdad de género en el lugar de trabajo,  en tiempos de crisis no es ni un lujo, ni sólo un tema de justicia y equidad - la igualdad de género también se trata de economías inteligentes y eficientes. ¿Cómo esperamos impulsar las economías a nuevos niveles cuando el potencial de las mujeres y los hombres no se alcanza plenamente?
Para cerrar cito una frase de Ban ki Moon Secretario de las Organización de Naciones Unidas
«Los países en los que hay más igualdad de género experimentan un mayor crecimiento económico. Las empresas que cuentan con más líderes mujeres logran mejores rendimientos. Los acuerdos de paz que incluyen a las mujeres son más duraderos. Los parlamentos en los que hay más mujeres aprueban más leyes sobre cuestiones sociales clave como la salud, la educación, la lucha contra la discriminación y la manutención de los niños. Las pruebas no dejan lugar a dudas: la igualdad de la mujer supone progresos para todos.»
Ing. Perla Puterman S.
@FRSIberoamerica