lunes, 2 de noviembre de 2009

La responsabilidad social empresarial saldrá fortalecida de la crisis/Luis Carlos Villegas, presidente de la Andi

Por Alfredo García Sierra





Luis Carlos Villegas, presidente de la Andi, evalúa el actual avance de esos programas en Colombia, y el liderazgo del empresariado vallecaucano en este tipo de estrategias.

¿Qué tan sólido y sostenible es el avance que ha logrado Colombia en materia de Responsabilidad Social Empresarial?

Hoy, la RSE, después de una década de estar dentro de la ONU, se puede observar en el mapamundi como un sistema que responde a la caída de los totalitarismos de derecha e izquierda en economía. Quedó la libre empresa, pero con una responsabilidad en la comunidad donde actúa, con sus trabajadores y el país donde opera.

Esa responsabilidad incluye desde el medio ambiente, hasta la transparencia y el tema de los derechos humanos, que antes no estaba en las agendas corporativas. Eso indica que la responsabilidad social empresarial llegó para quedarse, no es una moda. Es un elemento concomitante de la libre empresa y el libre emprendimiento.

¿Qué tanto han avanzado los empresarios para acomodarse a esta nueva realidad socioeconómica?

Han tenido avance muy impresionante, incluso ya se puede medir. Colombia es de los pocos países que tiene encuesta empresarial sobre responsabilidad social. Llevamos cinco encuestas, y precisamente en Cali, dentro de un mes, se va a divulgar la número seis que nos dará mucha información sobre cómo han reaccionado las empresas en RSE en medio de esta crisis económica. Este último sondeo va a ser muy indicativo de cuáles son las actitudes de las compañías frente a este tema cuando existen dificultades.

Por un lado podemos medir y por el otro se ven programas que realmente tienen mucho impacto, como en los campos de la niñez, género, nutrición, estabilidad laboral, manejo medioambiental y rechazo a la corrupción.

¿Esta crisis económica podría significar un retraso en los programas de Responsabilidad Social en el país?

A mí me parece que en medio de las actuales dificultades económicas, la empresa no puede olvidar su responsabilidad social. Es allí donde tiene que hacer mayores esfuerzos, ya que las crisis no son permanentes, son cíclicas y pasajeras. Por eso, la RSE debe ser un puente para pasar esas crisis y ayudar a que los trabajadores y la propia comunidad las puedan atravesar de una mejor manera. En general, la actividad empresarial debe verse como un paliativo de la crisis y no un instrumento que la agrava. Ese me parece que debe ser el reto de aquí en adelante.

Después de esta inmensa crisis financiera mundial, en la que además de lo ético hay otros aspectos muy importantes que salieron a relucir, la RSE se va a fortalecer.

Sin duda, en países como Colombia o regiones como el Valle del Cauca donde hay esa infraestructura de RSE y esa doctrina colectiva dentro de los empresarios, este paso de la crisis hacia la recuperación va a ser mucho más rápido y fácil.

¿En medio de las dificultades actuales, cuál es el aporte real del empresariado nacional a las iniciativas de RSE?

El 3% de las ventas brutas de las empresas encuestadas en materia de RSE se dedican a programas que van más allá de lo que ordena la ley o se acuerdan en las convenciones colectivas.

También es un avance el hecho de que Naciones Unidas haya escogido a Colombia como sede para el Centro Regional para América Latina y el Caribe del Pacto Global. Es un centro que está funcionando para dar cooperación al resto de Latinoamérica, y no es una agencia para auditar a Colombia en algún tema donde lo estemos haciendo mal.

Por el contrario, es una presencia de la ONU para recoger lo bueno que hemos hecho en Responsabilidad Social Empresarial y transferirlo a otras naciones del Continente. Eso prueba que en este tema Colombia ha avanzado e incluso por encima del resto de la región latinoamericana.

¿Por qué todavía hay empresarios que no se le miden a ser

socialmente responsables?

En este campo vamos bien. Las encuestas arrojan, por ejemplo, que cerca del 50% de las empresas pequeñas y medianas tienen una formulación de algún plan en materia de responsabilidad social. En las grandes compañías ese compromiso es mayor, y llega hasta un 95%.

Sin embargo, hay que seguir propiciando ese encadenamiento entre las grandes y pequeñas compañías ya sea como clientes o como proveedores.

Hay que contagiar a todos los eslabones de la cadena, principalmente a empresas de menor tamaño. Es un papel que corresponde a los gremios ejecutar y desde estas instituciones debemos cada día estar atentos a que estos temas de RSE se vayan universalizando más en Colombia a todos los niveles.

¿Han ayudado los programas de RSE a mejorar las relaciones entre

empresas y trabajadores?

Uno de los principales beneficiarios de los temas de RSE y del Pacto Global han sido son los propios trabajadores. Las empresas pueden adelantar con ellos una serie de programas que van más allá de lo que significa la relación laboral por ley. O más allá de las negociaciones que se hacen sobre esa materia. Planes de educación para los hijos o de formación para los cónyuges, de entretenimiento, de formación en valores, de capacitaciones adicionales, entre otras cosas, benefician de manera directa a los trabajadores.

A mi me da la sensación de que en la última década el conflicto laboral en Colombia ha disminuido mucho por la RSE. Es una relación más tranquila respecto a lo que sucedía años atrás.

¿Y como analiza el papel del Valle del Cauca en esa evolución de la Responsabilidad Social en Colombia?

En eso quiero hacer énfasis. El Valle del Cauca hoy es el líder en esta materia, porque cuenta con una tradición en acciones de responsabilidad social empresarial. Basta recordar el papel de fundaciones como Caicedo González o Carvajal, que tienen una tradición larguísima y exitosa en este campo.

En los últimos años el Valle se ha convertido en un nodo para la discusión de este tema. Hay programas modelo, como los que adelanta la Andi con Comfandi para 50 empresas que se capacitan internacionalmente sobre RSE. Eso va a permitir a partir del 2010 que ambas instituciones ofrezcan cooperación técnica a todo el país, y probablemente a otras regiones latinoamericanas y del Caribe, por el gran conocimiento que han adquirido en ese ejercicio.

En el Valle se adhirieron en los últimos días 19 nuevas empresas al Pacto Global de Naciones Unidas, con lo cual la región ya cuenta con cerca del 12% del total de las empresas colombianas vinculadas a este programa. Eso debe enorgullecer mucho a los vallecaucanos, y así lo ratificará en el Encuentro Nacional de RSE, a celebrarse el 26 de noviembre en Cali, donde se hará énfasis en las alianzas público-privadas de las que tanto se habla hoy en el mundo.

Esa labor pone a la dirigencia de este departamento en el primer lugar en RSE en Colombia. Y, al mismo tiempo, genera una mirada hacia el Valle de otros países, con mucho interés.

En pocas palabras

"El Valle es hoy líder en RSE, porque su actual empresariado aplica una doctrina y una tradición de muchos años, que merece ser reconocida por todos”.

"Las empresas son hoy más responsables socialmente frente al medio ambiente. Es decir, fabrican productos y bienes con tecnologías más limpias”. Luis C. Villegas, presidente de la Andi.

Luis Carlos Villegas Echeverri

Nacido en: Pereira, el 16 de junio de 1957.

Estado civil: casado.

Profesión: abogado y economista de las universidades Javeriana y de París.

Trayectoria: gobernador de Risaralda, ministro de relaciones exteriores encargado, presidente del Consejo Industrial Andino, senador de la República y Presidente, Consejo Directivo del Fondo para la Reconstrucción y Desarrollo Social del Eje Cafetero.

Otros cargos: ha sido representante de Colombia ante el foro de Ministros de Economía del Caribe y Centroamérica y vocero ante la Unctad



Fuente: El País .Colombia



http://www.elpais.com.co/paisonline/notas/Noviembre022009/empresarial.html