domingo, 18 de octubre de 2009

Reflexiones de la Responsabilidad Social en Mexico

Reflexiones de la Responsabilidad Social en México
Octubre 4 del 2009
Articulo 1 de 3

“El único lugar donde tu sueño se vuelve imposible es en tu pensamiento.” 
Robert H. Shuller

La responsabilidad social y el desarrollo sustentable en el mundo


En el mundo, cada vez más organizaciones integran en la gestión de la organización el comportamiento ético y el valor que aporta a sus partes interesadas (1) y a la organización, derivados de alinear los principios de Responsabilidad Social y Desarrollo Sustentable en los impactos de sus actividades.


La responsabilidad social en nuestro país y el reconocimiento del valor de la persona


México inmerso en un mundo globalizado no es la excepción y está empezando a asumir también acciones de responsabilidad social en todos los sectores: el público, el privado y el llamado tercer sector. Ha quedado atrás la cultura en donde las organizaciones podían ejercer el mando y el control en el desempeño de sus actividades de manera unilateral para adoptar otra forma de cultura de pensamiento más humano, es decir no solo crear bienestar material, sino un bienvivir , en el cual las personas se han puesto en el centro de las decisiones, una razón de ello es el rol activo que ha tomado la sociedad en su conjunto, cada vez tiene más información para opinar e influir sobre los aspectos que le afectan, así como en la satisfacción de sus necesidades e intereses bajo criterios éticos y responsables, conscientes de las repercusiones de sus decisiones, tanto positivos como negativos que impactan en el bienvivir de la sociedad.


La gestión de conocimiento y aporte de nuestros colaboradores para un desarrollo sustentable
En esta era del conocimiento, cobran importancia el conocimiento experto, las relaciones personalizadas con los clientes, proveedores y socios de negocio, por lo que los empleados naturalmente saben más sobre su campo particular o sobre los clientes o partes interesadas que los gerentes, en términos de necesidades, requerimientos y oportunidades, de tal manera que precisamente son ellos, los que al conocer los principios de Responsabilidad Social y del Desarrollo Sustentable son los que pueden proponer las estrategias creativas e innovadoras para obtener beneficios en un mundo cada vez más competitivo.


La competitividad proviene de consolidar el equilibrio de los aspectos económicos, ambientales y sociales, donde las organizaciones tienen la enorme oportunidad de participar en la creación de un mundo más justo para todos.


Lo único que tienen que hacer, es respetar, seguir y poner en práctica estos principios, generar procesos virtuosos dentro de las organizaciones con una participación muy activa de todos los involucrados, en donde además de muchas nuevas y creativas ideas, se tendrán grandes beneficios emocionales en los colaboradores e involucrados, al ser reconocidos como personas con toda la dignidad que esta palabra envuelve y con ello, un clima laboral propicio para lograr mejores y más rápidos resultados en la construcción de un bien común y un bienvivir, esencia de la condición humana, que obtienen el reconocimiento del valor de las partes interesadas y el propio posicionamiento del valor de la organización de su “marca” (3).


La responsabilidad social en nuestro país y los retos que enfrentamos


Existen varias instituciones nacionales e internacionales que buscan la implementación de acciones de Responsabilidad Social en las empresas, los gobiernos y las organizaciones del tercer sector, algunas de ellas la promueven, otras ya están ofreciendo asesoría en su implementación y algunas mas están dando reconocimiento público a las organizaciones que demuestran acciones de responsabilidad social.


Aunque año tras año el número de personas u organizaciones que escuchan, implementan o son reconocidas va en aumento, aun se tiene mucho por avanzar en su cobertura, en su comprensión y en los beneficios integrales y holísticos que de la misma se emanan, aprovechando la vinculación y las alianzas para potenciar los resultados en la utilización de los recursos y tener un mayor alcance.


Todas las organizaciones, al igual que todas las personas, estamos llamados a ser responsables y al vivir “juntos” ¿Cómo evaluar las responsabilidad social de las organizaciones o su contribución al desarrollo sustentable? De tal manera que el reconocimiento a través de un diagnostico, sea acertado y sirva como punto de partida para iniciar un proceso de mejora continua, trabajando de forma integral y no solo parcialmente con algunos comportamientos éticos que en el tiempo no son sostenibles.


Este conjunto de inquietudes y sus posibles soluciones, deben estar orientadas a fortalecer la identidad de la persona en lo individual, como familia, trabajador y ciudadano, fortalecer la educación y emociones de las generaciones futuras a través de mirar y creer del ejemplo recibido que vive en la familia, en la escuela y en la sociedad. Para que sea una cultura, un habito en el que nuestro actuar diario genere valor en el bien ser, bien estar y bienvivir de una sociedad sana y competitiva que se refleja en la alegría de vivir y esforzarse en lograr espacios para que cada persona tenga la oportunidad de construir una visión que beneficia a todos en aras de un bien mayor.


Creando una comunidad que significa conservar nuestros empleos, apoyar a nuestros colegas y nuestro lugar en el mundo, una comunidad vibrante donde las personas talentosas son leales entre sí y con su trabajo colectivo, en que todos sienten que son parte de algo extraordinario, donde su pasión y sus logros hacen que esta comunidad sea un imán para integrar más gente para que ejerza sus talentos, que nos permita ser energizados por esa visión, que tienda a florecer en un desarrollo humano sustentable, ya que los progresos sustentables en la comunidad ocurren cuando los ciudadanos descubren su poder para actuar.


Para dejar de esperar que otros nos digan lo que tenemos que hacer, dejar de quejarnos sobre lo mal que están las cosas en el entorno y empezar a pensar en cómo podemos catapultar nuestra experiencia para mejorar las cosas, ya que al reflexionar, aprender e innovar sobre las experiencias, se logra el sentido de comunidad.


En los siguientes 2 articulos compartiré reflexiones sobre la cobertura, la comprensión y los beneficios integrales y holísticos, la vinculación y las alianzas para potenciar resultados, sobre los reconocimientos a las organizaciones responsables socialmente, la Norma ISO 26000 y Mexicana de Responsabilidad Social.


(1) Comúnmente conocidos como Stakeholders
(2) Capital Social, se refiere a las redes sociales que se construyen por las personas y las organizaciones para beneficio de todos
(3) Ver los 4 artículos de Responsabilidad Social vs Excelencia y Riqueza Social


Agradezco la revisión y aportación realizada en este articulo a Ernesto Villegas Delegado Experto Sector ONG’s de la Delegación Mexicana ante la ISO 26000.


Ismael Higareda
higaredaij@gmail.com